Nota de prensa iTB (abril 22) – Madrid mejora el consumo gracias a los madrileños, aunque se mantiene en negativo frente a la atonía del turismo y las oficinas, que siguen sin mejorar, frenando la ciudad

  • Madrid mejora en abril ligeramente el consumo con respecto al mes de marzo, aunque con una mejoría, sobre todo provocada por los Barrios Singulares, que podrían ser un efecto temporal, por lo que debe tomarse con prudencia por ver si se mantiene o consolida en el tiempo. 
  • Un turismo que no remonta y unas oficinas que han decidido quedarse en casa, mantienen lastrada y perjudicada a la ciudad de Madrid. 
  • Las Zonas Residenciales parecen que podrían haber migrado definitivamente su consumo, primario, a otros canales, como el online y Centros Comerciales, como ya anticipó nuestra investigación a nivel mundial previa al covid.

 

Madrid, 9 de mayo de 2022. Mejoría del consumo en Madrid de 12 puntos con respecto al mes anterior, pero aún con un 33% menos de consumo que antes del Covid, aunque lo hace de forma relevante, por los grandes datos de mejora recogidos en los Barrios Singulares, lo que nos hace ser cautos, porque podría haber sido efecto de un dato atípico que no se sostuviera en el tiempo, como ya hemos apreciado en el pasado.

Un dato que nos obliga a repensar la ciudad y el consumo. Fruto de la investigación mundial que hicimos de 5 años antes del Covid y cuyas conclusiones se hallan en el libro “el Retail tras la era global”, y en una gráfica de las tipologías de calles comerciales, que adjuntamos más abajo, concluimos de la posible desaparición del valor comercial de las calles de categoría D, que son la tipología que abunda en las Zonas Residenciales. Tal vez el Covid, que ha acelerado todos los procesos transformadores previos a su aparición, ha llevado irremisiblemente a la desaparición de dichas calles del peso específico del consumo de la ciudad, lo que nos hace plantearnos un debate interno entre nuestros investigadores de si deberían desaparecer las Zonas Residenciales de la ecuación de nuestros cálculos mensuales de la ciudad y deba evolucionar nuestro modelo del iTB, ya que dicho consumo y afluencia de público estarían ya en otros lugares comerciales para no regresar.

Las calles de categoría C, previmos que crecerían anualmente por debajo del Pib y, por tanto, perdiendo valor relativo de forma lenta y continuada en el tiempo. Estas categorías de calles C abundan en las Zonas de Oficinas, por lo que los inversores deberían tener en cuenta este factor en sus inversiones de locales en estas zonas en este nuevo modelo social y de consumo.

De las dos grandes zonas comerciales Prime de Madrid, Zona Centro Local y Barrio de Salamanca, en el primero hubo un ligero empeoramiento de 5,5 puntos con respecto al mes anterior, quedando en un -8,5% con respecto al mismo mes antes del Covid, mientras que el Barrio de Salamanca mejoró casi 6 puntos con respecto al mes anterior, dando un rebote positivo del consumo del +2% con respecto a antes del Covid. Se produjo esta vez un comportamiento al revés de cómo, por lo general, se han comportado hasta ahora en estos 24 meses, en los que ha solido ser al revés. Mejoría mayor en la Zona Centro Local que en el Barrio de Salamanca.

Vemos con esto, que el comportamiento del consumo en la ciudad en estos momentos es todo menos algo normalizado, que repita ciclos predecibles.

Todo esto nos hace preguntarnos qué le sucede al consumo, ya que no termina de tener comportamientos ni lineales ni cíclicos ni sostenidos en el tiempo, con contiguos cambios de rumbo, lo que no nos extraña, ya que la fórmula científica que explica el consumo, según nuestro investigador jefe, habla de cuestiones psíquicas que activan o desactivan a las personas a comprar, y tanto miedo, Covid y aislamiento está claro que han afectado al estado mental de las personas, y por tanto a la mente del consumo.

La experiencia en el manejo de los datos nos han mostrado la necesidad de ser prudentes, ya que si elimináramos de los cálculos los datos de los Barrios Singulares, Madrid estaría en datos de consumo algo mejor que el mes pasado, pero no tanto como los datos per sé nos dicen en este momento, por lo que esta mejoría de 12 puntos del consumo en Madrid con respecto al mes de marzo podrían escurrirse a tan solo 6. Una mejoría en cualquier caso, pero en ambos casos, aún en negativo con respecto a antes del Covid.

La mejoría del consumo vino principalmente provocada por los Barrios Singulares, el lugar favorito de los madrileños en esta nueva etapa. Llama la atención la gran mejoría del consumo en estos barrios, mejorando 58 puntos el consumo con respecto al mes anterior, pero aún en negativo 11% menos que el mismo mes antes del Covid. Aunque mejorías tan fuertes hemos aprendido que debemos cuestionarlas y ser prudentes en espera de su consolidación en el tiempo, por lo que deberemos ver qué sucede en dichas zonas en los próximos meses.

El Barrio de Salamanca, en este último mes, además volvió a un rebote del consumo del +2% con respecto al mismo mes antes del Covid.

Por calles, destaca el rebote del consumo en Goya de +11,7%, así como alguna calle de los Barrios Singulares del +9%, algo que no veíamos desde hacía 3 y 10 meses en estas zonas. El rebote del consumo en positivo de la Cava Baja, también apunta al posible factor del consumidor local, de nuevo como verdadero y, de momento, fundamental cómplice en la recuperación del consumo en Madrid.

La Latina y la Cava Baja volvieron a tener un rebote positivo del consumo del +6% con respecto a antes del Covid, lo que no nos sorprende, porque es la calle de la Zona Turística con mayor número de meses de rebote positivo (9), de las que más de todo en Madrid desde que comenzara el Covid, máxime cuando se halla en el medio de un entorno que ha destacado por sus datos negativos continuados, la Zona Turística. Esta excepción en medio de toda una Zona Turística en negativo, creemos que podrían deberse tal vez a dos factores destacados de esta nueva etapa, la importancia del consumidor local y el de la restauración como forma de ocio y de relacionarse socialmente en el consumo.

Así destaca con datos relevantes de mejoría los Barrios Singulares aunque aún en negativo, y con rebote en positivo el consumo del Barrio de Salamanca y por calles, rebote en algunas como la Cava Baja y Goya.

La Zona Turística volvió a tener un empeoramiento de la afluencia, de nada menos que 17 puntos con respecto al mes anterior y un 50% menos que antes del Covid, lo que nos muestra un turismo que no termina de recuperarse.

Las Zonas de Oficinas y las Residenciales se mantienen muy dañadas tanto en afluencia como en consumo. Nos llama la atención las Zonas Residenciales, que creemos podrían mostrar una posible migración de forma definitiva del consumo en dichas zonas a otros canales de distribución, como pudieran ser los Centros Comerciales y el online.

Las Zonas de Oficinas han tenido un 51% menos de afluencia que en el mismo mes antes del Covid, un mes más. Parece que las oficinas se han acostumbrado al teletrabajo o al trabajo sólo por las mañanas, aún ahora que se han eliminado la obligación de las mascarillas y las restricciones.

Madrid, con un 33,5% menos de afluencia en sus calles en el casco urbano, nos muestra que aún hay mucha gente por regresar a las calles y no sabemos cuánto tardarán en regresar a una cierta normalidad social. Hay que tener en cuenta que lo que activa la mente de las personas para comenzar a consumir son factores psicológicos, por lo que pudiéramos estar viendo cambios que se mantendrían en el tiempo en los hábitos de consumo. El miedo provocado no sabemos cuánto tiempo más permanecerán en nuestra sociedad, y del que parece no va a ser fácil recuperarse.

Remonta por tanto el consumo en aquellas zonas eminentemente dominadas por los madrileños, Barrios Singulares, Salamanca y las zonas de restauración.